Profecías de la Biblia ‘en tiempo real’

Profecías de la Biblia ‘en tiempo real’

“Técnicamente y en su uso original, la expresión en tiempo real alude a un sistema que es capaz de responder y procesar la información al ritmo en que esta entra o se introduce. El tiempo de proceso (para su salida) puede ser corto o largo”; esta es la definición que los expertos han dado a la frase ‘tiempo real’.

Si aplicamos este concepto a la Biblia, más específicamente a las profecías de las Sagradas Escrituras para los tiempos cercanos al fin de la era de pecado y del gobierno humano en el mundo, obtendremos como resultado que el tiempo del cumplimiento de las profecías bíblicas se ha acelerado tanto que el tiempo real de las mismas se ha acortado acelerada y asombrosamente.

Muchas de las profecías tienen más de dos milenios y medio, otras fueron dadas por Cristo mismo hace casi 2.000 años, y las más recientes son del tiempo apostólico; es decir, se dieron durante el primer siglo de la era cristiana, y todas, absolutamente todas, están entre los profetas del Antiguo Testamento, Jesucristo y los escritores y apóstoles en el Nuevo Testamento.

Pero nunca como desde que inició el presente siglo 21, en la presente década y en el tiempo real, se había despejado y aclarado más el panorama profético divino. Ya no hablamos de siglos o décadas, ahora hablamos de un cúmulo de profecías que se cumplen en pocos años o meses; en tiempo real vemos cómo vienen a la luz eventos y porciones bíblicas escatológicas con asombrosa precisión.

No es para menos, estamos ya en las postrimerías de los tiempos del fin, en tiempo real saltan a la vista grandes profecías que aguardaron siglos para cumplirse y que hoy, en nuestros días, ya se están cumpliendo y convirtiéndose en pasado; es como si el pasado caminará tomado de la mano del presente, acelerando el futuro que viene cargado de bendiciones y maldiciones.

Todo aquello de lo que Dios a través de sus profetas, de su Hijo Jesús y de los apóstoles nos advirtió que vendría sobre la humanidad ya está aquí, en tiempo real y de manera vertiginosa; lo cual significa que el tiempo de la salvación y de la gracia se agota para la humanidad y se acerca la redención para quienes han entregado su corazón a Cristo, haciéndole el Señor y Salvador de su vida.

Lo maravilloso de todo esto y es ahí donde la Biblia comprueba que es la Palabra infalible y eterna de Dios, en que todos los eventos predichos con siglos de antelación vienen a su fiel cumplimiento, como para que no queden dudas que el Señor ha hablado«¡Miren! Se los he dicho de antemano», nos advirtió Jesucristo en el evangelio de Mateo (24:25), y hoy, en tiempo real, sus profecías vienen a ser pasado, con exacta precisión.

Todos los eventos actuales no son más que confirmación de lo que la Biblia nos advierte. Es la expresión, el desarrollo en tiempo real del contenido bíblico. Bienaventurados los que creen y entienden la revelación de la Palabra de Dios y se acogen a la salvación por la gracia del Señor, pues estos, más pronto de lo esperado, oirán «la final trompeta» y serán arrebatados por Cristo al cielo para escapar de las calamidades que se desencadenarán sobre el planeta por causa del derramamiento de la ira de Dios y como producto del gobierno mundial del anticristo, al que la ONU y la élite globalista le están preparando el escenario mundial y su agenda de gobierno, a la que han puesto la fecha de 2030.

Una vez desaparezcan millones de cristianos y niños del mundo, se abrirán los 7 sellos, sonarán las 7 trompetas y se derramarán las 7 copas de la ira de Dios sobre el mundo, tal y como nos lo profetiza el libro de Apocalipsis. Todo esto en un plazo de 7 años. Serán los 7 años más horrendos que experimentará la humanidad que ha decidido vivir de espaldas a Dios y en el libertinaje del pecado.

Si toda la Biblia se ha venido cumpliendo con exactitud meridiana y ahora en tiempo real vemos cómo muchísimas profecías divinas vienen a la luz, no dude ni por un segundo que el resto de los profetizado en las Escrituras se cumplirá también. Porque tal y como lo dijo nuestro Señor Jesucristo: «El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán» (Mateo 24:35).

Cada una de las palabras dadas por Dios en la Biblia tendrán su cumplimiento, inclusive más allá del tiempo de vida que le resta a nuestro cosmos (el conjunto de todo lo existente), porque un día nuestro Creador destruirá todo, de lo cual escribió el apóstol Juan: «Vi entonces un cielo nuevo y una tierra nueva, porque el primer cielo y la primera tierra habían dejado de existir, y el mar tampoco existía ya» (Apocalipsis 21:1).

A pesar de eso, hay una promesa de vida eterna para quienes se aparten de su pecado y reciban a Jesucristo como su único Señor y Salvador, usted puede ser uno de ellos hoy mismo si decide entregarle su vida a Cristo; la Biblia promete que «Dios enjugará las lágrimas de los ojos de ellos, y ya no habrá muerte, ni más llanto, ni lamento ni dolor; porque las primeras cosas habrán dejado de existir» (Apocalipsis 21:4).

No lo deje para mañana, porque las profecías bíblicas del fin se están cumpliendo en tiempo real, no sea que Cristo venga por su Iglesia y usted se quede atrás, entonces vendrán sobre usted y el resto de la humanidad todas las calamidades predichas por los profetas, por nuestro Señor, y todos los escritores del Nuevo Testamento, en especial el libro de Apocalipsis. ¡Ya estamos advertidos…!

Deja una Respuesta