La fe y la razón ante lo sobrenatural

La fe y la razón ante lo sobrenatural

Sabemos que Dios nos dotó con la capacidad de razonar, fuimos creados a su imagen y semejanza; de hecho, eso es lo que nos diferencia de los animales. Nuestro razonamiento está en una de las tres áreas del alma, la cual está condicionada por el mundo natural, por eso es que no podemos dejar que nuestra razón trate de entender lo espiritual, que es sobrenatural, ya que es imposible para ella, la razón más bien frena y es enemiga de lo sobrenatural.

La razón es una invaluable capacidad que Dios nos dio, en eso estamos claros, pero ella se circunscribe únicamente a lo terrenal, pues lo espiritual debe discernirse a través del Espíritu Santo, por medio de la fe, y la fe tampoco se razona; por eso mucha gente no logra ver la manera de Dios obrar o lo relacionan con cualquier cosa menos que es producto del actuar sobrenatural de Dios.

En su carta a los Efesios (3:14-21), el apóstol Pablo escribe«Por eso yo me arrodillo delante del Padre de nuestro Señor Jesucristo, de quien recibe su nombre toda familia en los cielos y en la tierra, para que por su Espíritu, y conforme a las riquezas de su gloria, los fortalezca interiormente con poder; para que por la fe Cristo habite en sus corazones, y para que, arraigados y cimentados en amor, sean ustedes plenamente capaces de comprender, con todos los santos, cuál es la anchura, la longitud, la profundidad y la altura del amor de Cristo; en fin, que conozcan ese amor, que excede a todo conocimiento [razonamiento], para que sean llenos de toda la plenitud de Dios. Y a Aquel que es poderoso para hacer que todas las cosas excedan a lo que pedimos o entendemos [razonamos], según el poder que actúa en nosotros, a él sea dada la gloria en la iglesia en Cristo Jesús por todas las generaciones, por los siglos de los siglos. Amén».

  • En primer lugar, debemos entender quiénes somos y qué tenemos de parte de Dios; el poder que se nos ha dado está en el hombre interior, el espiritual. Cristo habita por la fe, sobre el cimiento del amor; no sobre el razonamiento natural.
  • En segundo lugar, se nos manda a comprender o discernir lo sobrenatural, no a razonarlo. Entendiendo que sobrenatural es todo aquello que excede los términos de la naturaleza.

El conocimiento de lo espiritual y sobrenatural se manifiesta plenamente en el mundo natural, en los 4 planos: ancho, largo, profundo y alto. El conocimiento de Dios (que es sobrenatural), se manifiesta en lo natural con su plenitud gloriosa.

Dios hace las cosas poderosas y sobrenaturales más allá de lo que pedimos y entendemos con nuestro razonamiento.

Lo sobrenatural de Dios se manifiesta en milagros, sanidades, liberación espiritual, provisión, protección, entre muchas otras; y siempre excederá nuestra razón. Es por ello que debemos poner la razón a un lado para que lo sobrenatural se manifieste en lo natural y sea Dios glorificado en nuestra vida, familia y todo aquello que tenemos.

Algunas manifestaciones sobrenaturales en la Biblia, que vinieron por medio de la fe son, por ejemplo: El hacha que flotó (Eliseo). La vara de Moisés. El manto de Elías. Pedro y Juan sanando al cojo en la puerta del templo; y cientos de manifestaciones más.

El poder que actúa en nosotros desatará todo lo sobrenatural que creamos por fe, y así vendrán milagros, prodigios, señales y liberación. Todo el obrar de Dios es sobrenatural, Él no tiene limitación alguna, para el Señor no hay nada imposible; solo debemos creer y creerle a Dios, porque si intentamos razonar el actuar sobrenatural de Dios terminaremos frustrados.

¡Tengamos mucho cuidado! La razón natural es enemiga de lo sobrenatural, solo podemos recibir las bendiciones de Dios por medio de la fe, luego del plano espiritual se manifestarán en el mundo físico. Nunca nadie ha recibido nada que no haya creído que le vendría de parte de Dios, «sin fe es imposible agradar a Dios», y si desagradamos a Dios no recibiremos lo sobrenatural, y una de las maneras como más desagrada el hombre al Señor es cuando trata de razonar la fe, el mundo espiritual y la manifestación sobrenatural de Dios.

La llave a lo sobrenatural no es el razonamiento humano, sino la fe. En Marcos 11:24, Jesús dice: «Por tanto, les digo: Todo lo que pidan en oración, crean que lo recibirán, y se les concederá»; orar es un acto espiritual sobrenatural, si oramos con fe en el Señor, entonces se manifestará la respuesta sobrenatural de Dios en nuestra vida, porque de antemano creímos que lo recibiríamos.

Si usted racionaliza su oración y no la hace con fe, lo sobrenatural de Dios no se manifestará en su vida, y puede terminar frustrado y decepcionado con el Señor, cuando en realidad no es culpa de Dios, sino de nosotros por haber usado la razón en vez de la fe.

Creo que la manifestación más gloriosa que puede experimentar un ser humano es el nuevo nacimiento espiritual o sobrenatural, ningún otro favor de Dios o milagro se compara con pasar de muerte a vida, de la condenación a la salvación eterna. Eso fue lo que el Señor le explicó al maestro y líder fariseo de Israel, Nicodemo; y esa conversación la puede usted leer en el evangelio según el apóstol Juan, capítulo 3.

El nuevo nacimiento como todos los demás milagros de Dios son manifestaciones sobrenaturales que no se razonan con nuestra mente finita, sino que se creen con la fe de Cristo que es infinita. Ahora mismo usted puede experimentar la manifestación sobrenatural del Señor si le recibe en su corazón como su único Señor y Salvador; probar no cuesta nada y puede abrirle la eternidad hoy mismo. ¡No lo razone más, créalo y confiéselo, y recibirá salvación eterna inmediatamente!

Deja una Respuesta